Tag Archives: Madrid

La ley del desierto / La ley del mar

Radio Futura (1984) - La ley del desierto

Dos caras. En aquella época los álbumes se publicaban en vinilo, un formato un tanto antiguo anterior a los CDs y que solía contener unos 45 minutos de música. Dos parte, incluso en su título, las de La ley del desierto / La ley del mar, el que los Radio Futura consideran su primer LP. Más que una declaración de intenciones toda una ráfaga de temas que uno tras otro, treinta años después parece que cada vez suenan mejor, y que sobre todo rejuvenecen el espíritu del que los disfruta.

Moderno. Como modernos son los hermanos Auserón y Enrique Sierra. El álbum comparte sonidos con la época, pero ya entonces despunta como mucho más que eso. De unos tiempos en que el mundo era otro y la música simplemente fantástica. Los veíamos en el polideportivo de Anoeta, en aquellos fascinantes directos, como fascinante sigue siendo, treinta años después treinta, Santiago Auserón por un camino que en su día apuntó.

Madrid

Madrid 2011

Si no contamos el ir a coger un avión o estar de paso, hacía años que no iba a Madrid. Siendo estudiante de Bellas Artes, casi todos los años hacíamos la correspondiente visita a la capital durante el fin de semana de Arco. No es que la feria fuese una joya, pero era una buena excusa para ir a ver otras exposiciones, cosas y salir por ahí. Tras el viaje en julio del 94 para visitar la exposición que el Reina Sofía dedicó al gran pintor alemán Gerhard Richter, creo que no había vuelto.

Han cambiado algunas cosas, ahora en las calles hay oficinas de compañías de telefonía, multinacionales del textil en los antiguos cines de la Gran Vía, han ampliado el mismo Reina Sofía y el Prado, en el Edificio de Correos está ahora el Ayuntamiento, Madrid va ya a por su tercera candidatura olímpica, pero la ciudad sigue siendo la misma con sus gentes, sus edificios, sus porras, sus bares, sus camareros, sus calamares, su vermouth de grifo… y según callejeas un poco, en seguida recuerdas barrios, sitios y batallitas.

La excusa para pasar el fin de semana era una fiesta de despedida, tiempo suficiente para disfrutar de la ciudad y para ir poniendo fecha a una próxima visita. Prometo no tardar otros 15 años en volver.