Vamos a casarnos

Golden Greats #1 - "Vamos a casarnos y llévame a dormir".

Golden Greats #1 – “Vamos a casarnos y llévame a dormir”.

Nos conocimos en un concierto de Astrud. Siempre nos han gustado, aunque yo sea muy de Hidrogenesse y Nuria muy de Single. A estas alturas son sólo de estos y los de Chico y Chica los únicos CDs y/o vinilos que compramos en casa.

En 2011 Austrohúngaro empieza una colección de singles llamada Golden Greats, en la que irán publicando ediciones limitadas en vinilo de 7″. En la primera entrega son precisamente Hidrogenesse y Single los que se versionean mutuamente.

Este Midsommar (nosotros) vamos a casarnos.

La ley del desierto / La ley del mar

Radio Futura (1984) - La ley del desierto

Dos caras. En aquella época los álbumes se publicaban en vinilo, un formato un tanto antiguo anterior a los CDs y que solía contener unos 45 minutos de música. Dos parte, incluso en su título, las de La ley del desierto / La ley del mar, el que los Radio Futura consideran su primer LP. Más que una declaración de intenciones toda una ráfaga de temas que uno tras otro, treinta años después parece que cada vez suenan mejor, y que sobre todo rejuvenecen el espíritu del que los disfruta.

Moderno. Como modernos son los hermanos Auserón y Enrique Sierra. El álbum comparte sonidos con la época, pero ya entonces despunta como mucho más que eso. De unos tiempos en que el mundo era otro y la música simplemente fantástica. Los veíamos en el polideportivo de Anoeta, en aquellos fascinantes directos, como fascinante sigue siendo, treinta años después treinta, Santiago Auserón por un camino que en su día apuntó.

La cartera y la abuela de Ander Izagirre

Mi abuela y diez más

La cartera que nos deja el correo es amable, atenta y muy servicial. No todo va a ser ola k ase o lo de Bertendona (central de Correos en Bilbao), por cuyas instalaciones tranquilamente podría cruzar rondando un arbusto seco de esos como en las pelis del oeste.

Si además la cartera te deja Mi abuela y diez más, en lo txuri-urdin la semana nos queda de chapeau. Gora zuek!

България (Bulgaria)

Bulgaria es un país del tamaño de Andalucía, de algo más de siete millones de habitantes, en el que si abres un grifo sale agua y si das al interruptor se enciende la luz, pero en el que a veces el tiempo parece haberse parado hace 20 o 30 años. El Festival de Eurovisión es algo de otra época. Hay países, la mayoría en el Este que creen en él y Bulgaria es uno de ellos.

A lo largo y ancho del país y con un poco de suerte podrás oir música ochentera o incluso house de mediados de los 90, pero lo habitual será padecer el chumba-chumba ya desde por la mañana, ya sea en un centro comercial, un chiringuito, restaurante de señores, autobús o cualquier otro espacio público imaginable. Tampoco se libran de él las numerosas y fantásticas terrazas a lo largo y ancho de los parques de sus ciudades.

El búlgaro no es borde, pero tampoco es amable ni simpático. El camarero que lo es marca la diferencia. Será parte de su cultural nacional, pero ni en otros países balcánicos ni excomunistas son así. Me cuesta creer que el comunismo hiciese algún bien a país alguno y menos a este si cabe. Han pasado unos cuantos años ya de la caída del Telón de Acero y podríamos decir que a día de hoy, al lado de los búlgaros los comerciantes y hosteleros donostiarras son auténticos fenicios.

Comprar forma parte de la actividad del buen turista y en Bulgaria este arte resulta un tanto difícil. Además de la a priori tibia predisposición del tendero, la oferta es estéticamente particular. He de decir que a pesar de una serie de circunstancias que confluyeron todas y a la vez en una tarde de ola de calor en Veliko Tarnovo, y tras reiterados intentos, conseguí comprarme unas Adidas.

Para alguien de una provincia en la que en julio puede llover durante 20 días (2011), las vacaciones son más vacaciones si hace calor. También hace que sean más vacaciones que estas sean en el extranjero: diferente cultura, idioma totalmente desconocido y otro alfabeto. Durante dos semanas hemos leído los nombres de los sitios como hemos podido, en lo que ha sido un ejercicio lúdico bastante divertido. En la segunda ciudad en que una de las estaciones de autobús se llama юг (yug) y esta estación está en su parte sur y si Yugoslavia quería decir eslavos del sur… deduces que юг es sur. O sea como niños, y así por todo el país.

A los que nos preguntan si vale la pena visitar Bulgaria, la misma respuesta: hemos estado muy a gusto… pero si no has estado en Turquía, vete a Turquía.

Who’s cool?

11 de julio de 2010, Soccer City Stadium, Johannesburgo. Andrés Iniesta a punto de marcar el gol que nos hizo campeones del mundo.

Foto: Planet Football

  • (calm) sereno, tranquilo;
    keep ~! ¡tranquilo!, no te pongas nervioso;
    ~, calm and collected (set phrase) tranquilo y sereno;
    to play it ~ (colloq) tomarse las cosas con calma
  • (unperturbed) impasible;
    he’s a very ~ customer tiene una sangre fría impresionante

Una de las acepciones de Cool en WordReference

El adjetivo cool no se corresponde en un noventa-y-mucho-por-ciento de las veces a su significado ni al significante que pretendemos atribuirle.

Entre los grandes de la Liga de las Estrellas es habitual ver a estos hacer aspavientos, comportarse como niños, en celebraciones de dudoso buen gusto, hacer gestos feos a rivales, público e incluso a sus propios compañeros. Conducen ostentosos coches, en sus apariciones públicas en tiendas o locales de moda causan revuelo, son imagen de grandes marcas y prolíficos en tatuajes, crestas, engominados imposibles, patillas, perillas de diversa índole y todo tipo de virguerías capilares, además de tatuajes y pieles bronceadas.

Los (jugadores de fútbol o no) que responden a esta descripción, no absolutamente cool, no son Andrés Iniesta: Mejor Jugador de la Eurocopa 2012, Jugador de la UEFA en Europa, un superclase tanto en el Barça y como en la selección.

Barcelona 92

Un día como hoy hace 20 años inaugurábamos en Zumaia una colectiva nuestra de pintura. En plena carrera de Bellas Artes, era uno de esos veranos en Arteleku y al mes de volver de mi estancia de Erasmus en Berlín, tocaba exponer y exponerse.

Ese año y por otros motivos muy diferentes a los actuales éramos protagonistas: Madrid Capital Cultural, Exposición Universal en Sevilla, el Tour de Francia arrancaba en San Sebastián, pero sobre fue el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona. A partir de estos Barcelona dio todo un salto y en cierto modo pasó a ser la Barcelona que conocemos. Me cuesta recordar (y creer) que haya habido otra Olimpiada como aquella.

Cobi era un perrito picassiano, en su momento incomprendida mascota, que marcó época entre otras cosas porque acabó con una línea más que obsoleta de infantiloides, previsibles y ñoñas mascotas. La gráfica muy de los tiempos no ha sido prácticamente superada hasta la propuesta de Londres 2012.

Barcelona estuvo de nota, y entre muchas grandes imágenes recuerdo el encendido del pebetero, un arranque difícilmente igualable.

Afterwards some cañas will be taken

Foto repescada, publicada en su día en la web de Arteleku.

A principio de los 00’s Pernan era cronista de inauguraciones y saraos varios para la web de Arteleku, y nosotros fans totales de aquella sección rosa. ¿Sabe alguien qué fue de todo aquel materialazo? En la actual web de Arteleku no hay manera de encontrarlo.

Afterwards some cañas will be taken también era cosa de la época. Esta era nuestra fórmula para animar a los guiris que andaban por Arteleku a que se viniesen a última hora del día a la Zurriola a echar unos voleis, y de paso también se familiarizasen con nuestro uso de las pasivas.

En la foto junto a Pernan y al mismísmo Iñaki Imaz disfrutando de unas cañas en el Pokhara.

¡Viva el Canadá!

En los 80 escuchaba Tiempo de música, un programa en una emisora provincial llamada Radio Cadena, que por supuesto ya no existe. Su director y presentador Luis Ángel García, todo un apasionado de la música y de su trabajo, trataba de preparar de lunes a viernes los mejores contenidos para el programa. El avance semanal de contenidos de los lunes era una sensación.

En cierta ocasión, hablando de uno de los conciertos del fin de semana, contaba que era tal el ímpetu (la caña que le metían que diríamos hoy en día) en directo de Neil Young & Crazy Horse, que en un momento de la actuación se fue la luz del recinto. Exagerado el comentario, pero evocador y que recuerdo con cariño. Crazy Horse, qué nombre este también.

¿Qué hace que un grupo sea muy bueno en directo? Difícil de decir, pero lo fueron anoche los Arcade Fire en la explanada del Guggenheim en Bilbao. Fuimos con ganas de verlos, nos supo a poco y salimos con ganas de repetir. Hace tiempo que no me sorprendía de ese modo un grupo en directo. Muy bien la música de esta suerte de combo rockero, canadienses como Neil Young, y muy bien también esas pantallas y esas luces.

En el vídeo el tema del último bis… pero en el Madison Square Garden de New York (08.05.2010).

Madrid

Madrid 2011

Si no contamos el ir a coger un avión o estar de paso, hacía años que no iba a Madrid. Siendo estudiante de Bellas Artes, casi todos los años hacíamos la correspondiente visita a la capital durante el fin de semana de Arco. No es que la feria fuese una joya, pero era una buena excusa para ir a ver otras exposiciones, cosas y salir por ahí. Tras el viaje en julio del 94 para visitar la exposición que el Reina Sofía dedicó al gran pintor alemán Gerhard Richter, creo que no había vuelto.

Han cambiado algunas cosas, ahora en las calles hay oficinas de compañías de telefonía, multinacionales del textil en los antiguos cines de la Gran Vía, han ampliado el mismo Reina Sofía y el Prado, en el Edificio de Correos está ahora el Ayuntamiento, Madrid va ya a por su tercera candidatura olímpica, pero la ciudad sigue siendo la misma con sus gentes, sus edificios, sus porras, sus bares, sus camareros, sus calamares, su vermouth de grifo… y según callejeas un poco, en seguida recuerdas barrios, sitios y batallitas.

La excusa para pasar el fin de semana era una fiesta de despedida, tiempo suficiente para disfrutar de la ciudad y para ir poniendo fecha a una próxima visita. Prometo no tardar otros 15 años en volver.

Horror Morror se escribe con hache

Udaberria iritsi da eta… a ze nolako erromeriya!

Urtero martxoaren 21ean burura etortzen zait Erasmus ikasle ginela grabatutako zinta batetan Ibon-ek botatako hau.


El nuevo año nos trajo la publicación de Horror Morror (en euskera Alokairuan), el librillo de tiras de cómic que recoge las historias de gente que comparte piso y vive de alquiler. Empezamos la primavera con su versión web. Nunca he compartido piso con Pernan, pero en cambio sí que hemos tenido la suerte de tenerlo como casero (landlord) hace unos años y más recientemente él es quién nos ha encontrado destino para nuestra próxima mudanza.

Si no conoces a Pernan es que eres un raro y si no tienes el cómic es porqué no quieres y además no te da la gana, ya que durante este mes lo tienes a 7€, gastos de envío incluídos. Si todavía no eres fans, no será porque no tengas motivos para serlo: desde por cómo es él como persona humana, hasta por los botones de cambio de idioma que ha hecho.

Horror Morror el blog, arranca con Gaztaroa/Juventud una historia autobiográfica, y si no es así que baje Willy Wilder y lo vea, en su versión más Woody Allen.

El libro suele ser mejor que la película, en este caso la vida es mejor que el libro. Leed si no.

Lo más jarto no está en los cómics. La realidad supera a la ficción. He visto y vivido cosas que nadie creería si las pusiera en cómics:

Un compañero de piso que conocía mis antiguas creencias políticas me ofrece atentar contra alguien o poner una bomba donde yo diga, por cien mil de las antíguas pesetas. Me dice que tiene experiencia en la guerrilla en Africa, donde fue herido por metralla en pierna y costado. De esto hace ya unos 18 años, tranquilos.

Un tuno de la tuna de la facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid me enseña fotos suyas en las que aparece brincando, capa negra, lazos rojos, panderetas, con otros tunos tocando alrededor, ante sus Majestades los Reyes de España. Otra foto con Gorbachov. Otra con un Papa (no recuerdo cuál).

Tengo cáncer (ya me curé) y en la ventanilla de la Seguridad Social donde he de hacer mil papeles me preguntan mi domicilio. Como he dejado el piso compartido en el que vivía y, mientras busco otro piso, estoy en casa de mis padres, le digo que no sé. Me echan una gran bronca.

Otro compañero de piso encuentra un chico subsahariano durmiendo en un coche y le invita a VIVIR en nuestra casa. El negro se aprovecha MUCHO de la fama de la virilidad de los de su raza, y el piso es un desfile de mujeres, cada día o cada dos días una diferente. Al compañero de piso oenegista le molesta un poco, pero el cabreo llega cuando una de esas chicas es su propia hermana. Entonces le dice al africano que ha de irse del piso.

En plena noche, como a las 4, mi novia (ahora vivimos solos mi novia y yo, y 2 gatos) se despierta y salta de la cama gritando “Hijo de puta”, “Hay un tio en casa”. Un ladrón había entrado en casa, creemos que por el balcón abierto (es un primer piso). Ha robado un ordenador portátil, una cámara de fotos digital pequeñita, un iPod nano y el móvil de mi novia. El móvil lo cogió de su mesilla, a 20 centímetros de nuestra cama, donde dormíamos. Al venir los ertzainas nos dicen “Vaya, qué revuelto han dejado todo…”. El ladrón no había revuelto nada, ya estaba así.

Otra vez también nos robaron, pero eso ya aparece en un cómic. Aunque lo que no digo en el cómic es que nosotros pensábamos que era algún tipo de cuerpo parapolicial, ya que no se llevaron las pocas cosas de valor que había, y, por otra parte, todas las carpetas de los estudiantes que vivíamos allí habían sido registradas.

Convivo con una familia entera. En los gastos de caja común me intentan “colar” la compra de una rueda de repuesto para su coche.

Cuando viví en Madrid, hace 22 años, en una visita a mi familia en mi tierra natal, me regalan un queso entero. Al volver al piso de estudiantes del madrileño barrio Esperanza, veo aquella gloria láctea encima de la mesa de la cocina. El piso es un bajo, y muy cerca están de obras. Vuelvo a casa de clase. Abro la puerta y entro justo para ver cómo una gran rata deja de mordisquear el queso y, tras tres saltos torpes, sale por la ventana.

En los seis meses que vivo en Madrid en 1988, cambio de piso cuatro veces.

Realmente, el cómic Horror Morror es para niños.

Pernan sobre Horror Morror